«No es en contra de la fe de las personas. El laicismo quiere un Estado sin la influencia de los cultos en la vida y la economía de las personas», señala Jeremías Antelo, Secretario de Laicismo de la Federación Argentina LGBT, en la entrevista con DIVERSIDar.