Se desarrolló la capacitación online gratuita del proyecto Contratá Trans: “Hacia un mundo más inclusivo: estados, empresas y cooperación internacional”, certificada por Naciones Unidas e impulsada por las Embajadas del Reino de los Países Bajos en Argentina y de Suecia en Buenos Aires. Más de 2.300 personas de toda Hispanoamérica y España se sumaron a debatir sobre cómo crear espacios laborales más inclusivos.

Una agenda global para la cuestión de la diversidad en el mundo del trabajo, el rol del Estado en la inclusión laboral travesti/trans y las deudas pendientes en materia de derechos, fueron algunos de los tópicos que se tocaron en el encuentro, del que participaron importantes referentes como: Marcela Romero, coordinadora regional de la REDLACTRANS, de ATTTA y directora de la Casa Trans; Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad de la Nación; Rafaella Sánchez Mora, coordinadora de la Unidad Técnica para la Igualdad de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Costa Rica; Carlos Díaz, integrante de la Oficina de Educación de la Federación Sueca de Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (RFSL), y David Pollard, director ejecutivo de Worlkplace Pride Foundation, del Reino de los Países Bajos. Además, se brindaron pautas y herramientas para comenzar a implementar políticas de no discriminación y de inclusión en las empresas.

Generando redes y oportunidades

Contratá Trans es un proyecto creado en Argentina por la ONG Impacto Digital, que apuesta a desarrollar redes y herramientas para mejorar las oportunidades de ingreso al mercado de trabajo de las personas transgénero. Maryane Lettieri, una de sus líderes, lo resumió de esta manera: “Contratá Trans es una iniciativa impulsada por una red de organizaciones para promover y acompañar la inclusión de personas trans en empresas y organismos públicos. Acompañamos a las personas y las empresas durante todo el proceso. Antes, sensibilizando, informando y preparando el terreno para las entrevistas; durante, acercando el perfil que la empresa necesita mediante una bolsa de trabajo creada para tal fin; después, monitoreando y asistiendo”.

Sobre los orígenes del proyecto, la referente señaló: “Comenzamos a trabajar en espacios de formación presenciales y luego, gracias al apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos en Argentina la Embajada de Suecia en Buenos Aires, desarrollamos una capacitación online gratuita para que accedan tanto las organizaciones públicas como las privadas, así como todas las personas interesadas en la temática”.

Además, la iniciativa desarrolló y gestiona una bolsa de trabajo. Elena Ficher, integrante de la cooperativa en sistemas ALT, conformada mayoritariamente por personas trans, explicó su funcionamiento:

“La lógica de las plataformas tradicionales de búsqueda de trabajo es excluyente, entonces quisimos dar un giro de 180 grados y hacer una propuesta distinta. Desde este proyecto resaltamos el carácter humano, el esfuerzo por progresar, desarrollarse y las ganas de aprender por encima de los títulos académicos o las experiencias formales. Creemos que toda experiencia es válida y está bueno hacerla visible, sobre todo en una población tan discriminada como la nuestra”.

Ser trans y conseguir empleo en pandemia, ¿es posible?

Tal como se refleja en el Comunicado sobre la situación de las personas trans en Argentina del Bachillerato Popular Travesti-Trans Mocha Celis y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), a partir de las medidas de prevención del Covid-19, el colectivo travesti y trans vio agravado su acceso ya precario a la vivienda, el alimento, la salud y el trabajo.

En ese sentido, Maryanne Lettieri, reflexiona: Las restricciones impuestas por la enfermedad de COVID-19 no han hecho más que profundizar las desigualdades estructurales que sufre la población trans, sobre todo por tratarse de personas que se encuentran mayormente por fuera de la economía formal y por verse impedidas de ejercer como trabajadoras sexuales (la única forma de susbsistencia para la gran mayoría) debido al aislamiento”. Y subraya: “Por eso resulta importante destacar que, en plena pandemia, Contratá Trans logró la inserción laboral de 15 personas transgénero, cifra que no es menor ante los números siempre desalentadores con los que nos enfrentamos”.

Contratá Trans en cifras

  • 15 contrataciones efectivas desde el comienzo de la pandemia
  • 43 empresas en contacto activo con el programa
  • 4 grandes cadenas participando (+ 5000 empleados/todo el territorio)
  • 20 empresas en las que fueron parte de al menos una búsqueda.
  • Alrededor de 1800 personas se capacitaron en vivo online y, al momento, más de 9800 usuarios visualizaron los cursos en Youtube.

Pautas para la inclusión: reinventando los espacios de trabajo

Transformarse en una empresa más diversa puede empezar con acciones concretas como revisar las estrategias de comunicación o impulsar la contratación de personas trans. Pero el verdadero cambio como organización requiere de la implementación de políticas de no discriminación e igualdad,” indicó Manuel Aguilera, director de proyectos de Impacto Digital, ONG organizadora de la iniciativa Contratá Trans.

Uno de los módulos de la capacitación online gratuita está pensado íntegramente para ayudar a los equipos directivos y de recursos humanos en este proceso. Allí se describen desde pasos esenciales como crear un área de diversidad, realizar un diagnóstico de situación garantizado la confidencialidad de la identidad sexual de las personas o revisar el código de ética de la empresa, hasta cuestiones puntuales como pueden ser las licencias médicas para quienes hacen su transición o una serie de consejos para tener en cuenta en las entrevistas laborales, que se reproducen a continuación.

 

Tips para una entrevista inclusiva:

  • Formularios: Asegurar que el género sea inclusivo, que exista al menos una tercera opción además de femenino y masculino.
  • Identificaciones: Tener en cuenta que no todas las personas realizaron el cambio registral. Si en la empresa piden identificación al ingresar, es importante que el personal a cargo conozca que el DNI de la persona puede no coincidir con su género autopercibido.
  • Cómo dirigirse: Siempre respetar el pronombre que la persona utiliza, él, ella o un pronombre neutro. Si no estás seguro, preguntá.
  • Preguntas que no: Indagar sobre la orientación sexual, la identidad de género o la genitalidad de una persona en una entrevista laboral poco y nada tiene que ver con el puesto. Si entrevistás a una persona trans, no lo hagas; tampoco lo harías con una persona cis. De igual manera, no le preguntes su nombre anterior ni indagues en cuestiones íntimas en las cuales la persona no quiere ahondar.

Contar con los protocolos adecuados es un paso fundamental para transformar la cultura organizacional de tu compañía y que sea más abierta e inclusiva. No se trata de privilegiar a un grupo sobre otro, sino de cumplir la legislación laboral y de derechos humanos para asegurarte que en tu empresa no están ocurriendo situaciones de discriminación de las que no estás al tanto”, dijo para finalizar Maryanne Lettieri. Lettieri.

 

En voz propia: qué dijeron sus referentes

La capacitación online del 20 de agosto de Contratá Trans fue lugar de encuentro de diferentes voces, que atravesaron las fronteras. En esta oportunidad, dijeron presente e hicieron su aporte:

Marcela Romero – coordinadora regional de la Red Latinoamericana y el Caribe de Personas Trans (RedLacTrans), también de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA) y directora de la Casa Trans en Argentina.

Señaló la falta de derechos económicos, sociales y políticos del colectivo, a nivel latinoamericano. “Las personas trans en Latinoamérica vivimos bajo la línea de la pobreza, en la exclusión social. Faltan políticas públicas que nos permitan acceder a los derechos económicos, sociales, culturales y políticos, ya que en algunos de los países de Latinoamérica todavía las personas trans no están dentro la agenda política del Estado”.

Con respecto al país, tuvo una visión positiva: “Yo creo que hay buenas prácticas en Argentina, las personas trans están ingresando a empresas privadas y así contribuimos también con el progreso de la economía en nuestro país. Lo que falta es que lxs empleadores tengan más información y podamos generar un programa a nivel nacional y regional de inclusión laboral, que esté acompañado desde el Estado y desde las organizaciones trans de Latinoamérica”.

Alba Rueda, subsecretaria de Políticas de Diversidad de la Nación.

Destacó la importancia del acuerdo firmado semanas atrás con el Banco Nación. El acuerdo establece un cupo no inferior al 1 por ciento de la totalidad del personal del banco destinado a ser ocupado por personas travestis, transexuales y transgénero.

Recordó además la figura de Carlos Jauregui, abrazando su lucha: “´En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política´. Y, sin duda, esa frase que llena nuestros corazones también es parte de nuestro motor, de nuestra agenda social y política: poder llevar con orgullo nuestras identidades, nuestras luchas para los ámbitos laborales. Y en eso nos encontramos con un desafío enorme, pero también en un recorrido muy importante que ya hicimos en Latinoamérica sobre lo que implica las luchas por los derechos de las personas LGBT+. Por eso, es tan vital el reconocimiento de la diversidad dentro de nuestras instituciones, no solamente en términos sociales. Y esto es un desafío cultural y social muy significativo. Nada sin nosotres”.

Rafaella Sánchez Mora, coordinadora de la unidad técnica para la igualdad de género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Costa Rica.

Realizó un llamado a la acción, señalando el compromiso que tenemos de garantizar una sociedad más justa, para no dejar a nadie atrás:

“Es fundamental pasar de las palabras a la acción en la protección de los derechos de las personas trans, pero también en las políticas públicas que den cuenta de esos derechos humanos.

Se necesitan soluciones más integrales que capturen todas las dimensiones. En la ruta de la reducción de las vulnerabilidades y las exclusiones que vivimos las personas trans, especialmente las que están en mayores situaciones de vulnerabilidad, es necesario poder identificar qué pasa con el acceso a la salud, a la educación, a la vivienda y la protección social para poder llegar también al acceso al empleo. Necesitamos partir de las necesidades y vivencias reales de las personas trans, además de los obstáculos que ellxs mismxs identifican”.

 

Arturo Mercado Gurrola, director ejecutivo y fundador de Nodos Consultora.

Presentó datos de la Encuesta Latinoamericana sobre la Diversidad Sexual, acoso, violencia y discriminación en el ámbito laboral, realizada por la Consultora Nodos e indicó:

“Ante la pregunta directa sobre el sufrimiento de algún acto de acoso, violencia o discriminación en el último año en su lugar de trabajo, un 37,2% respondió que sí. Sin embargo, luego se hicieron 20 preguntas sobre distintas categorías (por ejemplo, comentarios inadecuados, bromas, negación del acceso a algún espacio, procesos o proyectos, hasta situaciones de violencia sexual y violencia física), esa cifra aumentó a un 74%. 

El gran hallazgo es que el acoso, la violencia y la discriminación siguen siendo naturalizados o normalizados en los entornos laborales. La broma y el chiste siguen siendo actitudes que dejamos pasar y de verlas y vivenciarlas como una situación de acoso. De las pocas personas que realizaron la denuncia, el 65% no obtuvo ninguna respuesta positiva. En un 57%, después de haber realizado la denuncia, no cesó la situación. Se vuelve a conformar la idea de que no importa que hablemos, no vamos a estar respaldadas y respaldados. Es por ello que las organizaciones empresariales, públicas, académicas o sociales deben tener políticas que representen y cuiden a las personas.”

 

Carlos Díaz, integrante de la Oficina de Educación de la Federación Sueca de Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (RFSL).

Hizo mención a un estudio que examinó la discriminación en la contratación de personas transgénero en Suecia. Algunos de los datos que arrojó el relevamiento fueron:

  • Las personas Cis tienen un 18% más de chance de seguir en el proceso de selección que las personas trans.
  • Entre las personas trans, las mujeres son las más vulnerables o más discriminadas, quienes reciben más respuestas negativas.

También encontraron diferencias por sector:

  • Industria laboral femenina: Las que tienen más chance de reclutamiento son las mujeres cis, seguidas de las mujeres trans. Luego se ubican los hombres trans y por último los hombres cis.
  • Industria laboral masculina: Los más beneficiados son los hombres cis, seguidos de las mujeres cis. Luego aparecen los hombres trans y por último las mujeres trans.

David Pollard, director ejecutivo de Worlkplace Pride Foundation, con sede en Amsterdam.

Se refirió a la situación legal de las personas LGTBIQ+ en los Países Bajos: “Si bien es una de las mejores del mundo, no es perfecta. Los niveles de desempleo de las personas trans son los más altos comparados con el total de la población y, si vemos otros países de Europa, la situación es aún peor. Incluso con muy altos niveles educativos, a las personas trans les resulta más difícil la integración en ámbito laboral o que realicen su transición y sean acompañadas en ese proceso. Se trata de un período que debería ser comparable al de la licencia por maternidad, pero aún es complejo que se comprenda de esta forma”.

Por último, resaltó las dificultades de las empresas para la aplicación de políticas inclusivas a nivel global: “Es notable que, en todo el mundo, las personas transgénero son las más marginadas, las que más sufren. Por eso, en nuestro trabajo con grandes compañías transnacionales, procuramos que no sean olvidadas. Porque el verdadero dilema para estas grandes empresas resulta ser que, si bien tienen políticas de inclusión de la diversidad, válidas alrededor del mundo, se dificulta mucho su aplicación debido a la legislación específica o las diferencias culturales en cada país”.

 

Lautaro Lucas Cruz, de Trans Argentinxs, ONG que trabaja con infancias, adolescencias y juventudes trans junto con sus familias y el entorno cercano.

En primera persona, dio un mensaje inspirador para jóvenes trans que se inician en el mercado laboral: “Yo soy una transmaculinidad, tengo 29 años, soy trabajador estatal y trabajo en recursos humanos, acompañando a la población trans en este momento. Lo que busco desde mi vivencia y mi recorrido, es contarle a les jóvenes trans, que sí se puede. El armado de un perfil laboral es una de las primeras metas que uno debe tener para luego poder avanzar sobre su trayectoria laboral. Mi mensaje es que no tengan miedo, hay empresas que tienen una buena política con respecto al género y, si no la tienen, se trabaja, créanme que las empresas cambian muchísimo”.

 

Niurka Gibaja, Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), de España.

Se refirió al trabajo que realiza la organización: “En España estamos realizando un proyecto de inserción laboral para mujeres trans. Todavía tenemos un 85% de personas trans desempleadas y estamos buscando la inserción a través de vínculos y enlaces con empresas, con instituciones y con el mismo gobierno. ¿Qué podría decirle al gobierno de España? Decirle que queremos derechos, que queremos ser reconocidas como personas, de manera legal. Actualmente estamos impulsando una ley estatal trans, que proteja a todo el colectivo LGTBIQ+. Creo que es importante generar lazos, sinergias, que nos permitan mantenernos en contacto y luchar de manera coordinada por los derechos de todas las personas trans. Orgullosa de ser trans”.